Padres: ¿el primer obstáculo de los esports?

El mundo de los deportes electrónicos es muy joven.Aunque tenemos ejemplos de competiciones que sucedían en los años 90, la profesionalización del sector es reciente, y la media de edad de sus participantes, baja.

En los últimos años el crecimiento ha sido enorme, y hemos pasado en tan solo cinco cursos de organizar pequeños torneos entre muy pocos a llenar estadios enteros, con decenas de trabajadores en todos los aspectos posibles. Sabemos que los esports son una realidad laboral.

Pero no todo el mundo lo sabe, y esto nos lleva a un planteamiento tan complejo como ineludible… ¿qué piensan nuestros padres de todo esto?

LOS VIDEOJUEGOS, ESE GRAN MAL

No nos engañemos: aunque las cosas estén cambiando, los videojuegos en sí tienen una connotación negativa presente en toda la sociedad, sobre todo si hablamos de la prensa generalista, comandada por personas de generaciones muy anteriores a la predominante en los esports (a partir de los años 90).

Es más que habitual que el concepto ‘videojuego’ lleve implícito las palabras ‘distracción’, ‘vicio’ y ‘problema’, una carga que no comparten otros entretenimientos como el cine, la música o la lectura.

Por mi parte, me considero afortunado al haber contado en todo momento con el apoyo de mis padres, algo que debería entrar dentro de la normalidad, pero desgraciadamente no todos los casos son iguales. He contactado con varios de los profesionales del sector, y les he pedido que me cuenten sus historias.

Guía para explicar a tus padres que son los esports

LOS ESTUDIOS SON LO PRIMERO

“Los comienzos eran duros, ya que en general me pagaban en periféricos por mi trabajo. Pero cuando me di cuenta de que era bueno en lo mío, me metí en un equipo y se lo dije a mis padres”nos cuenta Pablo “Marhoder” Menéndez de 24 años, entrenador de Penguins. “Básicamente, les comenté que me dedicaba a hacer que otras personas fueran buenas jugando a videojuegos”

Marhoder es un ejemplo en cuanto a compaginar estudios y profesión se refiere.

Debido a varias razones personales, Marhoder decidió abandonar su carrera y dedicarse plenamente a lo esports, algo que sus padres no entendían. “Fue muy duro al principio, ellos no lo entendían, no lo compartían y no querían que dejara la carrera para dedicarme a otra cosa”.

A pesar de no contar con su apoyo, Pablo tuvo la determinación de dar el paso. “Llegué a mi casa y les dije: papá, mamá, no quiero que sigáis tirando el dinero, voy a dedicarme a esto. Dadme un año y 6 seis meses y a ver qué pasa”. Marhoder consiguió que sus padres aceptaran la situación debido a que lo compaginó con varios cursos y masters relacionados con psicología deportiva y trabajo en equipo, algo que sus padres vieron mucho más útil para su futuro que su evolución en lo esports en sí.

SOLO CONTRA EL MUNDO POR UN SUEÑO

“Mis inicios datan del año 2013, donde comencé en el canal de Youtube con Einoow, aunque esto no iba ligado a los esports si no a League of Legends.” Nos comenta José Enrique “Jota” Pérez de 25 años, youtuber y Twitch Manager en Mad Lions“Cuando fui al All Star de París de 2014 fue cuando me di cuenta de que quería entrar en esto de lleno. No he tenido ningún apoyo, todo lo contrario: intentos de disuadirme y de que me dedicase solo a la carrera”. Para ellos, los esports eran una “pérdida de tiempo” y “un vicio”. 

Su reciente fichaje por Mad Lions lo introduce más aún en el mundo de los esports.

“Al principio costó que mis padres aceptaran que pudiera llegar a ganarme la vida jugando a un videojuego” nos dice Sergi “Lvsyan” Madrigal de 21 años, jugador de Fenix esports.“Así que simplemente jugaba, aunque ellos se enfadarán conmigo”

El padre de Lvsyan usaba un argumento también muy habitual, el del dinero“Mi padre me dijo que no se fiaba hasta que no viera un talón que demostrara que podía ganarme la vida con esto. Yo me decanté por estudiar animación 3D, pero los esports me llamaban más y quiero dedicarme a esto hasta el final”.

¿CÓMO SE CONVENCE A UNOS PADRES DE QUE LOS ESPORTS PUEDEN SER UN TRABAJO?

Para muchos de nuestros padres, que en general solo quieren lo mejor para nosotros, los videojuegos no son un mundo apto para nuestro futuro laboral. Pero cuando tenemos una pasión tan fuerte por algo y queremos hacer de ello nuestra profesión, no hay nada ni nadie que nos pare. Pero si es muy cierto que contar con el apoyo y la aprobación de los seres queridos puede marcar la diferencia.

“He intentado dirigir a mis padres como si todo esto fuera igual que los deportes tradicionales, y que, si terminaba, lo aprendido me serviría en un futuro para ello. Ahí fue cuando hubo un entendimiento en las dos partes” nos comenta Marhoder. “El hecho de haberme convertido en un profesional reconocido en el sector también ha ayudado bastante”.

Lvsyan ha jugado en equipos tan importantes como Army, G2 o Baskonia.

El reconocimiento, la fama, o la experiencia potencial son tres de los argumentos que más convencen a nuestros progenitores a la hora de poner su confianza en los esports.

“Mis padres querían que tuviera una carrera estándar, un trabajo normal en el que ir subiendo poco a poco, sin riesgos. El modelo de vida ‘soñado’ por toda la generación anterior” nos comenta Jota, que en su caso estudió ingeniería. “Con mi inclusión a Mad Lions espero que se acaben los ‘¿y que vas a hacer cuando esto se acabe?”

LAS COSAS CAMBIAN… ¿PERO SE ENTIENDEN?

“Hoy en día, mi padre lleva más de 3 años jugando al LoL, empezó cuando me vio competir en la Final Cup estando en SalsaLoL” nos dice Lvsyan. “No estoy seguro si lo entienden a la perfección todo esto, pero saben que es un deporte en ordenadores o consolas.

Cuando se pasa el umbral de la aceptación, los padres se convierten en los mayores fans o apoyos de sus hijos. Tenemos ejemplos muy famosos, como Mari Carmén Martínez autodenominada ‘xMom’, madre de Enrique Cedeño Martínez, más conocido como xPeke.

Mari Carmen, la madre ‘de los esports’ más famosa de España.

“Entienden poco, pero más que hace tiempo” nos confiesa Jota. “Para ellos son competiciones que no siguen porque no les llama la atención, pero poco a poco van pillando algo y cogiendo conciencia de que es un nuevo sector económico en desarrollo”.

“Cuando ya eres profesional es muy fácil que lo entiendan. Pero lo que más me ha ayudado a mí fue seguir estudiando y seguir sacando buenos resultados académicos, incluso a la vez que era entrenador profesional”. Marhoder siempre continuó su formación a la vez que avanzaba como entrenador. “Al verme evolucionar y feliz, terminaron aceptándolo”.

UNA DE ANÉCDOTAS

“Cuando vivía con mis padres normalmente acababa muy cansado después de toda la jornada laboral, y yo, además de dedicarme a los esports, también era amo de casa. Era habitual que fuera el que preparara la cena, y por falta de tiempo preparaba unas mierdas…” nos cuenta Marhoder entre risas.“Ellos no decían nada porque sabían que había estado ocupado, pero seguro que pensaban, ‘vaya basuras haces para cenar Pablo'”.

“A mí me amenazaron con echarme de casa por ir al All Star, porque según ellos tenía un examen pronto” comenta Jota.“¡Quedaba un mes para aquel examen! Y además el viaje fue un concurso de Riot y no me dejé un duro. Ahora me río, pero los primeros años, mi casa era un infierno para mí”.

“Mi padre se ponía a mi lado a mirar mis partidas y quería que le enseñara cosas sobre el juego” nos dice Lvsyan. “Cuando yo no estaba, se ponían a cenar mientras veían mis partidos de División de Honor”.

CONCLUSIÓN

Después de haber leído y escuchado muchas historias sobre este tema, y tener la mía propia, para mí la conclusión es clara: el trabajo, el esfuerzo, y sobre todo los resultados sirven para convencer a cualquiera.

Nuestras padres, en los casos más generales, solo quieren lo mejor para nosotros, y de primeras, nunca van a considerar que los videojuegos puedan llegar a serlo. Su generación ha sido bombardeada mediáticamente con numerosos prejuicios en contra de lo que nosotros amamos. No son capaces de entender lo mucho que hemos vivido y aprendido a través de los videojuegos.

Pero muy lejos de conseguir algo con el choque directo, nos interesa mucho más hacerles entender que este es nuestro mundo, nuestra pasión y nuestra vida, y que podemos hacer de ello un futuro de provecho.

 

Tomado de: Movistar eSports

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*